De víctimas a protagonistas

Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.” Salmo 139:16

Dios ha estado presente en nuestra vida desde la concepción, El escribió una historia para cada uno de nosotros, nos dió un destino con propósito, el ha tenido pensamientos de bien y no de mal, como dice su Palabra.

No siempre hemos podido ver la magnitud de lo que Dios tiene para nuestras vidas.

Al trabajar con la problemática intrafamiliar, vemos como las vivencias marcan a fuego la vida de las personas, muchas veces dejando solo, vergüenza, temor, culpabilidad e injusticia, y muchos han edificado su vida sobre las heridas y esto les habla cada día reforzando sus historias negativas

Dios quiere que puedas reescribir tu historia, entendiendo que hay esperanza, y nuevas oportunidades para tu vida.

En estos días le decía a una persona que ha vivido una vida de violaciones y abusos, lo que Dios ministro en un proceso de sanidad “habrán podido tocar tu cuerpo pero nunca podrán tocar el propósito en tu vida, lo que tu eres todavía esta para ser vivido nadie te lo puede arrebatar “ solo la persona lo puede perder cuando deja que la amargura y el odio avancen y consuma su interior, es tiempo de volver a escribir tu historia dándole una nueva mirada a todo lo vivido.

Lo vivido no tiene poder para  detenerte, no debe ser en tu vida como una hamaca manteniéndote en movimiento pero no llevándote a ningún lado, sino debe ser un trampolín que te proyecte a una nueva realidad

Leyendo la historia de Esther y Mardoqueo, impacto mi corazón. Porque es un libro donde se ve la intervención de Dios, levantando a personas que eran parte de la minoría, y las saca del anonimato para que entren en el centro de la historia.

Dios levanta a una Esther, y a un Mardoqueo para un tiempo y un lugar, donde se ve un alcance generacional, ya que lo que una generación conquisto fue tan fuerte que alcanzo y beneficio a muchas generaciones. La exhortación fue: “Para esta hora has llegado”. Esther debía dar un Nuevo sentido a todo lo vivido transformar su vida  de víctima a protagonista, este es el mensaje a las personas que por diferentes circunstancias han quedado detenidas, victimizadas por lo que vivieron, o lo que viven, poder transformar lo vivido, darle un nuevo significado es un gran desafío, para que cambiando la realidad de sus vidas se transformen en protagonistas de su propia historia de vida.

Es tiempo que empieces a reescribir tu historia de Víctima a Protagonista.